55". Migajas no

Ese fue uno de los mejores consejos que recibí en mi vida. Me lo dijo una gran amiga, Marshu, y con cuánta frecuencia lo olvido. Migajas no. Es aceptarle al otro los pedacitos que te ofrece de algo que realmente querés, que deseás entero para vos. Es aceptar algo que se parece un poco aunque no tanto, pero como no hay otra cosa - o no me merezco otra cosa - me conformo. Es en suma, tratarte a vos misma como una mendiga de sentimientos.
Tranzar por las migajas implica también una cierta ceguera personal. Una ceguera cómplice y negligente del propio ser. Solo que lo que no es, no es. Creo que aunque cueste, cuanto más rápido uno vea a la realidad por lo que sí es, más rápido pasa a otra cosa. ¡Y es tan liberador!